Ingresos de criollos caerán un 16% hasta US$400 millones en Grandes Ligas

0

Antes de realizarse el primer lanzamiento de la temporada de Grandes Ligas que arranca hoy en 14 ciudades, alrededor de un centenar de peloteros dominicanos tiene asegurado cobrar en seis meses tanto dinero como el pagado por Apple por la aplicación de música Shazam o lo que se repartirán los 32 equipos que competirán en la Copa Mundial de Fútbol en Rusia.

Son US$400,355,925 que tienen garantizado devengar al menos 101 jugadores con matrícula quisqueyana, entre los que comenzarán en rosters de 25 hombres o en lista de lesionados.

Desde el mínimo que recibirá Yairo Muñoz con los Cardenales (US$545,000) hasta el máximo que llegará a la cuenta de Albert Pujols (US$27 millones), los giros a nombre de este grupo son incomparables con los recursos humanos que produce el país en cualquier campo profesional.

Al cambio de la moneda estadounidense a la dominicana de la fecha de ayer totalizan RD$19,439,769,140, suficiente como para construir cuatro plantas de energía renovables como Monte Plata Solar, que aportarían 120 megavatios por hora, capaz de electrificar 200,000 hogares.

Si bien el tamaño es considerable en realidad hay una gran caída (-16,6%) con relación a 2017. A principio de la pasada campaña los toleteros criollos aseguraron US$480,343,667, una factura que incluyó el último cheque de Alex Rodríguez con los Yankees, de US$21 millones.

Es decir, los ingresos asegurados de este año caen en US$79,987,742 con respecto a 2017.

Origen de reducción
La baja interanual se explica con la salida de contratos como los de A-Rod, José Bautista (que cobró US$18 millones), Melky Cabrera (US$15 MM), Ubaldo Jiménez (US$13,5 MM) , Jhonny Peralta (US$10 MM) y Bartolo Colón (US$12,5 MM). Además, otros jugadores han visto descender sus salarios como José Reyes (que ganó US$22 MM y ahora recibirá US$6 MM entre Mets y Rockies), Carlos Gómez (de US$10 MM a US$4 MM).

Bautista, Cabrera, Jiménez y Peralta siguen en busca de trabajo.

Ese descenso no tuvo gran contrapeso puesto que el número de los que incrementarán sus desembolsos fue menor, con Carlos Santana como el que sufrió el mayor movimiento (de US$12 MM a US$18,3 MM) en una temporada muerta donde los equipos fueron bastante reservados a la hora de autorizar grandes contratos.

El total asegurado hasta ayer puede aumentar en caso de que varios jugadores que esperan hasta última hora para saber si quedan en los equipos la noticia sea favorable. Además, Colón comenzará su campaña en ligas menores con Texas, pero tiene un pacto que puede aportar US$1,7 millones, Pedro Álvarez podría agregar un millón.

Jorge Bonifacio tenía amplias posibilidades de asegurar US$561,900, pero su positivo de dopaje le tumbó la mitad y tendrá que ganarse el puesto una vez sea instalado en junio con los Reales. Jorge Polanco tenía US$575,000 con los Mellizos, pero también perdió la mitad en los laboratorios.

Michael Pineda devengará US$2 millones de Minnesota mientras se recupera de una cirugía Tommy John que lo sacará por todo 2018. Edinson Vólquez está bajo contrato con los Rangers, pero tampoco lanzará por la misma causa. Sin embargo sí cobrará US$13 millones de su pacto pendiente con los Marlins, equipo que lo dejó libre.

Otro que tiene su salario asegurado a pesar de que no pisará un play de la MLB es Rafael Montero, con US$558,025 de los Mets.

Dinero diferido

Rafael Soriano no pasa por una lomita del Big Show desde 2014 cuando tiró para los Nacionales, pero de acuerdo al sitio especializado en contratos deportivos www.spotrac.com este año el conjunto de la capital estadounidense tendrá que girarle a su cuenta US$2 millones.

Una cifra mayor recibirá Aramis Ramírez. El ex antesalista, retirado desde 2015, cobrará US$3 millones de su último equipo, los Cerveceros de Milwaukee.

Es dinero que los jugadores y equipos programan a futuro, una especie de seguro ante posible mal uso de lo ganado. Ken Griffey Jr., que se retiró en 2010 e ingresó a Cooperstown en 2016, recibirá US$3,593,750 de los Marineros este año.

Bobby Bonilla, que brilló con los Piratas en la década de 1980, todavía cobra del contrato que firmó con los Mets en 1991 por US$29 millones y cinco años (US$50 MM a la fecha), para entonces el más grande.

Los newyorkinos pagarán US$1,193,248 al toletero de origen puertorriqueño, que se divorció en 2009 de su esposa con la que se casó en 1989. Bonilla se retiró en 2001.

NPerez@diariolibre.com

Share.

Leave A Reply

6 − 3 =