La inmigración no conduce a más delincuencia en Estados Unidos, ya que no existen pruebas convincentes que demuestren ese extremo, según un estudio universitario elaborado en este país.

El sociólogo y profesor de la Universidad William and Mary en Williamsburg (Virginia) Graham Ousey, coautor del estudio, explicó ayer a Efe que incluso los inmigrantes tienen menos probabilidades de ser delincuentes, sobre todo en el caso de personas nacidas en el extranjero y sus hijos nacidos en EE.UU.

“Las personas nacidas en el extranjero tienen menores índices de criminalidad que los residentes nativos, incluyendo hijos de inmigrantes que nacieron en Estados Unidos. La gente que emigra a un nuevo país busca mejores oportunidades y por ello está altamente motivada y determinada a conseguir objetivos concretos”, dijo Ousey.

Además, según el autor del estudio, a muchos les preocupa la deportación y, por ese temor, evitan cualquier contacto con las instancias judiciales.

Su estudio, “Inmigración y crimen: evaluación de un asunto contencioso”, que contó con la colaboración del también sociólogo Charis Kubrin, de la Universidad de California-Irvine, se basó en el análisis de 51 investigaciones anteriores y se publicará en la Revista Anual de Criminología.

Tras las conclusiones que demostraron que la inmigración no conduce a más delincuencia, Ousey sugirió dejar de centrarse en este grupo social como fuente de ese problema para considerarlo en un panorama más amplio y dejar de elaborar políticas equivocadas basadas en el temor a los “extranjeros”.

“Esto significa tratar el crimen en relación a las causas sociales, como las fuentes de desigualdad, la pobreza y la segregación racial. Si se hace algo al respecto en estos aspectos, habrá más posibilidades de controlar el crimen”, añadió.

Sin embargo, reconoce que existe una prevalencia a pensar que la inmigración trae más delito a una sociedad, ya que este fenómeno tiende a debilitar el control social informal en las comunidades.

Ousey aclaró que el terrorismo no se abarca en su estudio, ya que el Buró Federal de Investigación (FBI) no lo incluye en sus definiciones de delitos.

El profesor aseguró que existe un debate sobre si los ataques terroristas deberían contarse como asesinatos o actos terroristas, ya que en ese caso tendrían un “gran impacto” en los índices generales de criminalidad.

Además, Ousey subrayó que la delincuencia en Estados Unidos se encuentra en unos niveles históricos bajos, pese a que se le ha prestado atención en los medios y se ha politizado.

El presidente de EE.UU., Donald Trump, firmó hoy una nueva versión de su polémico veto migratorio, que prohibirá la entrada de refugiados al país durante 120 días, además de detener durante 90 días la emisión de visados a ciudadanos de seis países de mayoría musulmana: Irán, Somalia, Yemen, Libia, Siria y Sudán.

Share.

Deja un comentario