En el Clásico Mundial de Béisbol del 2013, por el subcampeonato, el equipo y la Federación de Béisbol de Puerto Rico ganaron un premio global de $1.7 millones. En la edición del 2017, aunque no hubiese ganado el campeonato anoche, la cifra ya ha superado esa cantidad.

Según informó ayer el presidente federativo, José Quiles, el premio que hasta antes del partido de campeonato había acumulado el equipo boricua asciende a alrededor de $2.4 millones, y aumentaría si Puerto Rico levantaba el trofeo de campeón. “Esta vez será un poco más”, dijo Quiles ayer antes de pasar a detallar el premio del torneo. “Por participar solamente son $65,000. Y por estar en la primera ronda el equipo recibe $300,000. Ahora, por llegar primero en la primera ronda, el equipo gana otros $300,000”, especificó.

El premio por alcanzar la segunda ronda aumenta un poco, a $400,000 y $400,000 más por haber llegado primero en el Grupo F en San Diego.


Por alcanzar las semifinales de Los Ángeles, la cifra aumentó a $500,000, y de haber ganado el partido que se jugaba al cierre de esta edición anoche, obtendrían otros $500,000 adicionales.

Total: $2,465,000.

Quiles aclaró que tal y como está estipulado, la mitad del premio total, o alrededor de $1.2 millones, se dividiría en 28 partes, o sea, para cada uno de los integrantes del roster puertorriqueño. La otra mitad, entonces, le tocaría a la Federación y de ahí tendría que pagar el salario de cada uno de los coaches y cubrir los gastos de viaje de jugadores que viajaron y no hicieron el roster.

Según el cálculo, cada jugador recibiría alrededor de $43,000.

Quiles dijo que el acuerdo federativo con los coaches era que cobrarían $5,000, por cada ronda en que Puerto Rico participara, por lo que al momento por la primera ronda, la segunda y la final, cada uno de los coaches, masajistas y trainers tenían asegurados unos $15,000 por su labor.

Share.

Leave A Reply